Orar y confiar en Dios te hará la vida más fácil

Orar es algo que hacemos cuando sentimos la necesidad de hacerlo, pero muy pocas veces con la intención de agradecerle a Dios lo que hace por nosotros. Buscamos que Dios arregle solo nuestros problemas.

Orar es sólo el primer paso a muchas cosas, confiar es el siguiente. Cuando confías haces tu parte al actuar y buscar el motivo por el cual oraste. Si necesitas salud, haz tu parte comiendo mejor o realizando ejercicio y confía en Dios. Si lo que quieres es fortaleza, haz tu parte y confía en Dios.

Al orar, seguramente pides muchas cosas o puede que lo hagas de manera sistemática. Piensa bien qué quieres pedirle a Dios. Qué es lo que realmente necesitas y enfocarte en eso. Ordena también tu vida de acuerdo a lo que necesites. Si al final no lo recibes recuerda que la respuesta de Dios puede ser también un ‘No’

Jesús dice en Mateo 11:28 que vengamos a Él trabajados y cargados, que Él nos hará descansar. Dios no te dice que deje los problemas en tu casa o que lo guarde, Él te dice que venga con ellos, que Él se encargará.

Busca primeramente el Reino de Dios, se nos dice en Mateo 6:33 y esto es a lo que debemos aspirar. Él prometió Vestido, comida y refugio si cumplimos con esta búsqueda: “Todas éstas cosas (comida, vestido y refugio) os serán añadidas”. Al igual que cualquiera de sus creaciones, él cuidara de nosotros.

Busca un tiempo para poder conversar con Dios y presta atención a lo que dice.


DESCUBRE TU FUTURO PARA LOS PROXIMOS DIAS