El verdadero amor está por llegar a tu vida

El tema del amor y la vida en pareja siempre es un tema candente. Y es obvio que las opiniones son divergentes, ya que las experiencias son diferentes.

Sin embargo, algunos riesgos son correctos, sobre todo para evitar la mistificación total de este sentimiento vital y hacer que pierda todo su potencial.

Comencemos diciendo que amar no es hacer o recibir una especie de limosna.
No es una caza o un escondite, donde hay quienes persiguen constantemente y quienes se esconden o huyen.

Ni siquiera es una competencia entre quienes dan más afecto y / o atención. Cada situación debe encontrar el equilibrio adecuado y solo gracias a esto, es posible enfrentar problemas y momentos que no siempre son positivos.

A menudo, lo que algunas personas llaman amor puede ser el resultado de una verdadera manipulación.
Hablamos de aquellas relaciones que parecen existir solo por la necesidad de compañía, o por causar celos en otros temas.

Así como el axioma “amor-sufrimiento” debe ser rechazado. ¿Quién lo dijo, donde está escrito que para reflejar supuestos cánones de perfección, un amor debe causar sufrimiento y tormento?

Una relación fuerte y estable fundamentalmente debe dar alegría y serenidad. Debe contribuir al crecimiento de ambas personas, también estimular, pero no convertirse en un tipo de meta o meta a alcanzar a toda costa.

El denominador común debe ser el de un viaje que debe hacerse juntos. Este camino ciertamente también presentará escollos y encrucijadas, pero será precisamente en esto que se medirá la solidez de una unión.

Cuando surgen reacciones violentas y mentiras resonantes ante las dificultades y los momentos de crisis, es hora de hacerse preguntas serias sobre la persona que tiene a su lado.

Tolerar el comportamiento que perjudica la confianza y el respeto no es un síntoma del amor.
Lo contrario es completamente cierto. Amar a una persona no significa ser igual a ella, tener los mismos gustos y preferencias.

La diversidad es la sal de una relación y una historia de amor cuando permiten el crecimiento mutuo y el enriquecimiento mutuo. Cuando estimulan sin causar demasiado estrés, cuando establecen objetivos compartidos y no dejan espacio para el egoísmo y diversos caprichos.

Que todo esto sea posible con el amor clásico a primera vista o mediante la búsqueda de la propia alma gemela no es un asunto fácil de agotar en unas pocas líneas.
Ciertamente, el verdadero amor se presenta a todos y uno debe estar listo para saber cómo reconocerlo.

Recuerda que mereces mucho más que un amor falso, otorgado como si fuera un favor.
Ni siquiera mereces perseguir a alguien que no quiere estar a tu lado.

Sal, sonríe para ti y para el mundo, el verdadero amor existe y estás por encontrarlo.


DESCUBRE TU FUTURO PARA LOS PROXIMOS DIAS